Yo tengo 18 años soy alta, delgada, piel blanca,buenos pechos y nalgas bonitas tengo a mi esposo de 35 años hace ya un año que nos casamos y siempre que vamos a una fiesta mi esposo toma mucho licor y se duerme profundamente, y eso me da pena por el con sus amistades, y algunos hombres disque amigos de él ya me han hecho propuestas indecorosas, y me dicen que alcabo el ni cuenta se va a dar, y la verdad yo no se que hacer con mi esposo, por mas que platico con el no entiende, YA EN UNA OCASIÓN LE FUI INFIEL SIN QUERER QUERIENDO la verdad es que en ese día estaba súper caliente y con ganas de sexo, por qué era un día muy especial para mi, pero mi marido cuando está tomado aparte de que se duerme tampoco se le para su pene, en esta ocasión celebraba mi cumpleaños número 18 invitamos a mucha gente y vecinos, pero como siempre mi esposo a las 12:00 de la noche ya estaba borracho y se metió a la casa y se durmió, y toda la gente se empezó a retirar de mi fiesta, yo me sentía frustrada por no saber que decirles, al final solo se quedó mi vecino, un señor grande, fuerte y bigotón como de 40 años, el me invito a bailar una canción de esas románticas pegaditas y pues yo medio quería y no quería hasta que dije que si, inmediatamente sentí su mano grandota y fuerte en mi cadera casi rosando mis nalgas, yo quise bailar un poco retirada pero el me apego a su cuerpo fuerte y no me quedo de otra mas que seguir su ritmo mientras el me sonreía y yo me sonrojaba, porque sentía su pene creciendo y rosándome mi cuerpo, no se por que pero sentía agusto su roce, su mirada me agradaba, y hasta el sudor de su cuerpo me agradaba, cuando termino la canción el se sentó, y yo le serví otro trago mientras disimuladamente le miraba su bulto grandote en su entrepierna, y le dije ahora vuelvo, y entre a mi casa y el panzón de mi marido ronque y ronque bien dormídote, entre a mi baño y pude notar mi calzoncito mojado por la calentura que mi vecino me había provocado, mi panochita me cosquilleaba de mil maneras y me anime un poco y me dije por qué no, y en mis adentros me decía que se sentirá que otro hombre te goze, y me quite mi calzón y también me quite mi braciel que tanto me apretaba y así me salí sin calzones, ni braciel nomas con el vestido rojo que traía con toda la intención de sentir el cuerpo de mi vecino más de sercas, cuando salí de nuevo mi vecino me invito a bailar y de nuevo me arrepego a su cuerpo pero esta vez fue diferente por qué yo ya no hacía ningún esfuerzo por separarlo de mi, y el se dio cuenta de eso mientras me miraba y me sonreía, y al terminar la canción me miro a los hojos y me beso por un buen rato, yo quería resistirme pero traía mi calentura muy alterada, yo empujaba mi cuerpo asia atrás hasta que me puso sus manos en mis nalguitas redonditas y me las acaricio después me abrazo por detrás y ya no pude hacer nada, pude sentir ese miembro imponente grande y grueso de mi vecino introducirse entre mis nalguitas sin ningún problema, luego me sento en sus piernas mientras me levantaba mi vestido, y me acarició mi rajita de mi panochita suave y bien rasuradita que traía, yo sentía lo suave de su pene sobarme bien Rico y todo mi cuerpo se me estremecia, yo aun ponía un poco de resistencia hasta que, el me jalo del pelo y me puso de rodillas y se bajó su pantalón y su bóxer, y le mire aquello grande y hermoso, jamás había visto algo más grueso y jugoso en mi vida, el me jalo de nuevo y me dijo mamelo mamacita yo le decía que no, que yo amaba a mi esposo y de verdad me sentía frustrada, el se enojo mas me sobaba su verga en la cara, y sus bolas en mis labios rojos y en una ocasión me puso la cabezota de su verga entre mis labios de mi boca y me la empujaba pero yo no quería habrír mis dientes el me suplicaba y a la vez me trataba mal hasta que empecé ha habrir mi boca yo lo deceaba y todo me empezó a entrar y se lo empeze a chupar era un mal sabor a miados que ya mezclado con mi calentura lo sentía rico, me sentía humillada por que el me lo metía hasta el fondo de mi garganta y luego me lo sacaba y me decía, así te gusta putita, eres una mami deliciosa bb, después me levanto y me recargo contra la pared y me la metió toda de un solo empujón, sentí esa verga tan grande, gruesa y jugocita hasta mi hombligo y los remordimientos al mil por hora, pero aquella vergota me estaba llenando todos mis sentidos y mis mas profundos deceos, y en agradecimiento yo le habría mas mis piernas para que me entre toda, sentía como mi panochita se estiraba saboreando aquel pedazote de carne, jugoso y rico, así me dio duro contra la pared por un buen rato, y luego me puso en cuatro y también me lo metió duro obligándome a gemir como toda una hembra doblegada por su macho, después en el jardín me recostó y me puso mis piernas en sus hombros y me la metió tan Rico que ya ni siquiera me acordaba de mi marido, yo disfrutaba cada caricia, cada beso cada mordida, y cada metida hasta el fondo, ese hombre para mi era un manjar de delicias, después se puso de pie y me dijo que se lo chupe de nuevo y como yo le dije que no quería, me volvió a tomar del pelo y me arrodillo de nuevo y me dijo mira putita tu vas hacer lo que yo quiera, asi que de nuevo me metió su vergota hasta mi garganta mientras me salían lagrimas de ahogo, pero a decir verdad disfrutaba que me humillara asi es como yo soñaba que fuera mi hombre todo un macho de verdad, después me puso de pie y me agarro de mis caderas por atrás, y me hecho saliva en mi hoyito de mi cola y luego me la empezó a meter y a meter sentía tan duro y grueso su pene que sentía que me hiba a romper, pero estaba súper lubricada y se me deslizo todo hasta dentro de nuevo bien al fondo, y empezo el mete y saca y sentía súper rico como me llenaba cada espacio de mi hoyito y mis nalguitas eran felices con cada golpe de sus caderas que recibían, hasta que sentí el orgasmo mas descomunal que jamás había sentido, mientras todo mi cuerpo se apegaba a él, mis hojitos brillaban de felicidad y mi panochita era como un rio desbordado que no paraba de chorrear mientras mi cuerpo temblaba y se estremecía y también mi vecino termino adentro de mi colita llenándome de leche calientita con un último empujón hasta el fondo y me mordía mi orejita y yo me voltie a mirarlo y me beso mi boquita aun con su verga adentro de mi, y le dije gracias papasito y lo besé de nuevo y asi paso mi infidelidad, mi vecino sabe que cuando guste y quiera en mi tendrá una mujer que lo va a satisfacer en lo que el quiera, sin embargo el tiene su esposa y yo a mi marido y la verdad, no me arrepiento de lo que hize mi problema es que no se que hacer con mi marido.

Dejar un comentario