Mi adicción a "ÉL"

Tengo 19 años, ésta es una confesión de la última vez que estuve con "él", no quiero dar nombre ni tampoco reemplazarlo por otro.
Estoy enamorada de esta persona pero nuestra relación sólo se basa en sexo. 

 

Como ese día me encontraba sola en mi departamento no dejaba de pensar en verlo, dude bastante y me decidi; le envié un mensaje

_ Quiero verte.

Me dejó en visto y me sentí una estúpida, me bañé y me preparé para dormir. Al cabo de un rato él me responde

_ Ya llegue a casa. Veni si querés.

_Me baño y te aviso.

Ya me había bañado. Entonces me arreglé,  Elegí una tanga de victoria secret's rosa claro de encaje, la parte de atrás estilo hilo dental. Mi cabello corto y lacio lo deje suelto, me deliñe los ojos y me pinté los labios de un rojo oscuro. Me puse una blusa blanca y una mini falda bastante corta de jean con un cinto para resaltar mi cinturita, unas sandalias negras y guarde lo necesario en mi cartera.

Pedí un remis y marché a su casa.

Al llegar él  me recibe con un beso en cada mejilla y me invita a pasar.
Es increíble como su simple presencia me causa tantas emociones, su olor que lo distingue tanto, su voz gruesa su altura y su físico bien trabajado me atrae como ningún otro hombre. Me gusta la pareja que hacemos, ya que soy delgadita con pechos pequeños, muy buena cola y más baja que él. Me gusta que se vea grande a mi lado y a él lo enloquece.

Ya una vez en su habitación nos recostamos en la cama, el prendió la tele y apago las luces creando un ambiente ideal, así comenzamos a charlar de la facultad ya que somos universitarios cuando en pleno monólogo estampó sus labios sobre los míos y me dio un beso muy caliente. Mientras nos besabamos con mucha pasión, separa mis piernas para meter su mano  sobre mi tanga, me acariciaba en círculos el clítoris y en su rostro enseguida pude notar lo exitado que estaba, entonces lleve lentamente mi mano hacía su entrepierna y agarre su gran y grueso miembro de 20 cm lo empecé a masajear de arriba a abajo en lo que él no aguanto más y se quitó la ropa que traía puesta, me quitó mi cinto y me dejó vestida, así le gustaba tenerme.

Automáticamente me acomode para chuparle la verga, primero besé su glande y de a poco lo fui metiendo en mi boca, lo sacaba y lo metía  despacio hechándole saliva mientras que con una mano lo masturbaba lentamente.
Él me tomó del cabello y dirigía mis movimientos, cada vez me hacía comer su pija más y más, pero lo detuve para poder disfrutarla a mi manera; La frotaba, lamía, succionaba, bajaba a sus huevos, subia a la cabeza y trataba de metermelo todo entero en mi boca mientras mi saliva recorría por el tronco de su pene y sus testículos.

_Mmm mi amor ¡Me encanta como me chupas la pija!

_ Mmm si, te gusta?

_Sii me encanta, así bebé!

 Continuamente se levantó y se paró al costado de la cama, me arrastró dejandome boca arriba con mi cabeza fuera de la cama, metió su miembro en mi boca y comienzó a moverse rapidamente mientras me decía:

_ Te gusta así mi amor?

Podía sentir como palpitaba su pene dentro de mi boca, tuve que empujarlo de sus caderas porque me sentía ahogada y noté que se iba a correr.
Entonces él me vuelve a acomodar en la cama, comienza a besarme el cuello y se moja los dedos con abundante saliva la cual lleva a mi vagina, humedece mi entrada sin meter los dedos, me quita la tanga para frotar su glande contra mi clítoris a lo que respondo con gemidos y me retuerso.


En ese instante siento como su pija gruesa abre mi vagina entrando de a poco pero con fuerza

_Ayyy mi amor me duele! (Le digo mientras lo abrazo con fuerzas)

_Despacito mi amor. Me dijo.

Me mintió.
Me la enterró con todo y continuó con una penetración firme y fuerte que logró que me mojara haciendola sentir más rica.
Así estuvimos un buen rato, entonces me dio vuelta. Quede boca abajo y siguió cogiendome mientras masajeaba mi culo y me daba fuertes nalgadas, en algunos momentos me estiraba del pelo o me agarraba del cuello. Eso me ponía tan caliente! Además en esa posición su verga quedaba muy apretada en mi agujero y rodeaba con sus manos mi pequeña cintura para bombearme a su gusto.

Ya estábamos en lo máximo de calentura, su cuerpo estaba cubierto de transpiración y su pene totalmente erecto no paraba de palpitar, a mi me temblaban las piernas y mi boca estaba seca de tanto gemir. Él nuevamente se para a un lado de la cama y pone mis piernas sobre sus hombros, me mira y me dice

_Uhhh mmm te voy a llenar de leche la cara. Si?

_ Ahhh siiii. *Le digo susurrando entre gemidos*

Coloca su pene en mi entrada y sin pensarlo me lo mete de una embestida a lo que grito y él sigue sin parar, rápido, fuerte, gimiendo como animal. Sin parar. Haciéndome sentir su verga caliente hasta mi estómago.

Cuando siento que va a acabar la saca rápidamente y empieza a masturbarse, a lo que yo sedienta de su leche me arrodillo en el suelo y él acaba. Tanta fue la leche que expulsó que una parte cayó en mi cara, otra en la ropa que traía puesta y la otra parte logré tomármela. Por cierto que bien sabe su lechita, mmm.
 
Finalmente nos bañamos juntos para dormir desnudos y fresquitos.
Obvio lo desperté por la mañana con un rico pete de esos que le encantan y no necesite desayunar porque me dio su leche calentita.

Besitos húmedos

Comentarios
Puedes usar un alias como nombre.