Cogido por dos presuntos osos


Cogido por dos presuntos osos

Muy buenas a todos, desde este medio os hago saber de mis experiencias, me gusta relataros y haceros disfrutéis conmigo, me gusta implicarme cuando estoy con uno o varios, deseando en el fondo que alguno de vosotros seáis alguno, deseando que cuando lo leáis os imaginéis que estáis aquí conmigo.

Me considero joven a pesar de mi edad (40 años), muchos me dicen que aparento menos… cosa que agradezco, pero bien sé que es más por agradar y conseguir sus deseos. Es algo que llevamos dentro, cuando estamos en pleno fregado y a la persona con quien estamos en ese momento le decimos lindezas, no me digáis que es porque lo sentimos… cuando en verdad deseamos otra cosa.

Hoy martes me he escapado con la excusa de comprar una caja de mantecados y una botella de anís, propuse a mis compañeros acercarme al comercio este que tenemos cerca… el DIA. Comercio desde que llame y que dije a mis compañeros…

  • “Illo, aquí está la cosa muy caro… mejor me acerco al Carrefour”.

Conduje hasta acceder a la Avenida Carlos III continuando por la Supernorte hasta acceder a rotonda da acceso a RTVA y al Parque del Alamillo, rotonda que tras girar a la izquierda tomas la tercera salida y accedes a los aparcamientos que ahí situados al otro lado de la Supernorte, aparcamientos que dan al rio, aparcamientos destinados en su día al Estadio Olímpico.

Deambule por la explanada, observando a unos y a otros hasta quedarme detenido a un lado, llegando entre otros vehículos un Citroën C4 y un todoterreno Kia, llamando la atención de estos por el número que pasaron.  Deteniéndose finalmente el primero de ellos tras no más de cinco minutos, teniendo que bajarme finalmente yo de mi vehículo, tras ver que este no lo hacía y tras llegar a su coche, apoyarme sobre el techo de su vehículo y soltarle…

  • "Buscas algo".

Aquel hombre era de los míos, maduro de unos cincuenta y tantos, corpulento, grande y grueso sin llegar a ser gordo, velludo y con barba. Este volvió su rostro y tras mirarme, me soltó…

  • "Buscaba, pero ya me he quedado sin tiempo".

  • "Bueno, entonces me marcho… otra vez será", respondí.

Volví hacia mi coche, mientras este arrancaba su coche y tras girar se marchaba, tras meterme en el mío pude verlo girar, dirigiéndose nuevamente hasta donde yo estaba, deteniendo su coche detrás del mío y tras bajar, camino aceleradamente hasta mi ventanilla, soltándome...

  • "Perdona te he mentido, tengo ganas y estoy deseoso de poder follar, pero no me gusta el sitio", suelta.

  • "Ya, pero si estoy aquí es porque no tengo sitio", conteste… lógicamente mentí.

Me explico... no mentí en referencia al sitio, pues realmente no tengo sitio pero si mentí en referencia a mi estancia allí, ya que estoy por deseo propio.

  • "Me gustas", dice al tiempo que comienza a acariciar mi pecho.

Minutos después da media vuelta y se marcha, apareciendo en no más de cinco minutos el otro vehículo, no siendo este otro que el KIA. Tras detenerse delante, sale su conductor y camina hacia mí, mientras lo observo por el retrovisor primero y después por la ventanilla. Es un hombre maduro muy parecido al anterior, teniendo tanto su edad como sus rasgos, echándole también unos cincuenta y pico años, corpulento, grande y grueso… no llegando a ser obeso y con barba de días. Os puedo hacer saber que son de esos tipos de hombres a los cuales denominan “Oso”, no siendo de los que me atraen, pero a veces la situación o la necesidad me pueden. Preguntándome este...

  • "Activo o pasivo", suelta.

  • "Pasivo", contesto.

  • "Que te gusta hacer", pregunta.

  • "Caricias, chupar, besar y ser penetrado", suelto.

  • "Uuummm!!!, veo que te gusta hacer todo aquello que me gusta que me hagan, suena muy y esperas a alguien", pregunta.

  • "No", contesto.

  • "Pues a que esperamos, vámonos ahí abajo y pasemos un buen rato", suelta.

Sin contestación alguna, salgo del interior de mi vehículo, no sin soltar antes mis pertenencias y cojo lo útil (vaselina, preservativos y toallitas). Bajo de mi coche, cierro mi coche y sigo e este, él cual me hace señas, bajo con sumo cuidado la loma, hasta unos matorrales que recorren la dársena del río, matorrales que accedo y cuyo interior hay un claro, donde este hay muchos periódicos, preservativos usados e incluso alguna que otra prenda.

Se me acerca y comienza a besar mis labios… cosa que rehusó, explicándole mi rechazo a modo de que no se sienta ofendido, este en vez de insistir… comienza a besar mi cuello y orejas al tiempo que me acaricia con su mano izquierda mi pecho y con la derecha mi culo, soltándome...

  • "Tengo ganas de follarte".

  • “Tienes un chochito bien calentito”, dice.

Yo mientras acaricio su polla, notándola bien dura y caliente. Este torpemente comienza a desabotonar los botones de mi camisa, siendo yo quien acabo por desabotonar más por no quedarme sin botones. Lanzándose hacia mi pecho… besando y lamiendo, chupando y mordisqueando mis pezones… aaahhh!!!, mientras no dejaba de magrear mis nalgas primero… uuummm!!! y poco después a introducir uno de sus dedos, siento como hurga en mi interior y a pesar del dolor... aaahhh!!!, acabo cediendo y finalmente comienza a repetir la misma acción con su segundo dedo… ooohhh!!!.

  •  “Dios… que follada te voy a dar, maricona”, soltó.

  • "Como deseo hacerte mujer y vaciar mis cargados cojones dentro de ti", dice.

  • "Tengo preservativos", suelto.

  • "Eso es cosa de nenaza", contesta.

  • "Los machos lo hacemos a pelo... más aun cuando es un chochito que desflorar", suelta.

  • “Quien sabe sí con un poco de suerte te dejo embarazada, no te imaginas la cantidad de leche que llevo”, suelta.

Tras tomar mi pantalón por la cinturilla… tira de ellos, bajándomelos incluso con los calzoncillos hasta mis tobillos… mmm!!!. Soltándome...

  • "Una buena cama seria lo suyo y no esta mierda de sitio", suelta.

Cogiéndome por el cuello me acerco hacia el al tiempo que se saca su gran polla del interior de su pantalón… mmm!!!. Joder nada más verla me emocione de poderla tener a mi disposición… ooohhh!!!, aquella polla mediría unos diecinueve centímetros… coño me había comida pollas más largas y gordas. Pero ese pollón estaba tremendamente bien proporcionado, sobre todo su glande… mmm!!!, nada más verlo… aunque antes lo había tocado, ya pensaba como sería y la verdad no me decepcionado. Ya deseaba tenerlo en mi coñito y gozar del placer de su capullo de forma de “champiñón”. Cogió su gran polla y comenzó a restregándomela por mi vientre impregnándome de su precum. Diciéndome...

  • "Agáchate puta y cométela, deseo saber lo que sabes hacer", soltó.

Me agache y en cuclillas una vez que se la agarre con mi mano derecha al tiempo que me sujetaba con mi izquierda a su muslo derecho. Pose su glande en mi labio inferior al tiempo que le miraba, deslice su glande por la comisura de mis labios al tiempo que lo lamia con la lengua. El suspiraba y acariciaba mi nuca, soltando...

  • "No me mires así que te rompo ahora mismo tu coñito", dijo.

Entreabriendo mis labios un poco mas comencé a introducirme su glande y volviéndomelo a sacar… uuummm!!!, mientras deje de acariciar su pierna y comencé a magrear sus testículos... mmm!!!. Al tiempo que aceleraba me la iba introduciendo un poco mas... ooohhh!!!, hasta tenerla por completo dentro de mi boca, sintiendo su glande golpear mis amigadlas... ooohhh!!!, sintiendo ya náuseas debido a su grosor.

Llegando este a sujetar con ambas manos mi nuca y sujetármela a modo de evitar que sacara su polla, lógicamente tuve arcadas y ante estas me dejo. Tras tomar una bocanada de aire...eso sí, sin dejarle de masturbar, descubrí en la entrada de la maleza a un mirón, sorprendiéndome la verdad que este no lo haya visto antes.

La verdad es que estábamos disfrutando ambos hasta que apareció este, un mirón ahí de pie mirándonos y sin perder detalle, yo por supuesto no me detuve... fingí como si no hubiera visto a esta persona. Momento en que mi "amigo" suelta...

  • "Coño, ya tenemos al primer mirón, este nos va a joder el buen momento", suelta.

  • "Pues yo me voy a parar por ese", respondo una vez que me saco su polla de mi boca.

  • "Que pasa puta, te gusta ese... No.

  • “Que deseas que hagamos un trió, una polla por cada agujero... uuummm!!!", suelta.

  • "Prefiero a que se nos una a que se quede ahí mirando, pues si se queda ahí. Significa que en dos minutos en vez de tener a un mirón, tendremos a diez", suelto.

  • “Tienes razón cabrona”, responde.

Tras asentar este con la cabeza, mira hacia el mirón y le hace señas a modo que se nos acerque. A medida que este se nos acerca pide apreciarlo mejor, dándome cuenta que es muy similar a este menos en la barba. En otras palabras... corpulento, velludo y no muy grande de altura, mediría un metro sesenta al menos.

Tras colocarse a mi derecha, comienza a acariciarme mi pecho... mmm!!!, pellizcando mi pezón... mmm!!!. Sacándose su miembro fuera y restregármelo por la cara, pretendiendo que se la chupara y aunque me mostré reacio, fue este otro quien sacarme de mi boca su polla y tras tomar la de ese desconocido, fue el mismo quien me la ofreció. Soltándome…

  • "Chúpasela a él".

Viéndome en medio de ambos chupándosela a cada uno, haciéndome levantar y tras sentarse el segundo sobre una lata de pintura, me dijo...

  • "Chúpamela… Puta", suelta.

Cosa que hice, una vez que me incline hacia delante y tras introducírmela en la boca... comencé a chupársela... aaahhh!!!  Sintiendo como me cogen por las caderas al tiempo que besan mis nalgas... mmm!!!. Continuando por comerme el culo… ooohhh!!!, sintiendo la punta de su lengua en mi orificio primero, siendo poco después sus dedos.

Acabando este por despojarme de mí camisa… única prenda que me quedaba, pues tanto mis pantalones como mis calzoncillos aun continuaban reliado en mis tobillos, prendas que duraron poco pues tras descalzarme a cabo por quitármelas también, dejándome ahora con tan solo calcetines. Me sentí un poco asustado pero también es verdad que estaba muy excitado, acabando por despojarse de algunas de sus ropas el primero… mmm!!!.

Como olvidarlos… hay estaban pajeandose cada uno la suya, mientras me acariciaban… uuummm!!!, hasta que tras sentarse el primero sobre las ropas en el suelo, me dijo al tiempo que me indicaba...

  • "Siéntate sobre mi polla, quiero sentir tu caliente coñito", soltó.

No supe en verdad como ponerme, pero sus explicaciones me ayudaron a ponerme, tome su vástago y tras ponérmelo en mi orificio… mmm!!!, me deje caer muy lentamente siendo yo quien mandará… aaahhh!!!. Sentí dolor pero aguante… uuummm!!!, me detenía… y me la sacaba para volvérmela a introducir, lentamente hasta tener la mitad dentro. Me detuve a modo de hacerme con su grosor y volver a cabalgar… aaahhh!!!, disfrutando de ese pedazo de pollon, comenzando a comerme la polla al otro que para nada era despreciable… uuummm.

No recuerdo bien cuanto paso, pero tras hacerme levantar, cambiaron de posición a modo de que el penetrador fuera el desconocido. Proponiéndome colocarme a cuatro patas, tras ponerme… se arrodillo detrás de mí, mientras el primero colocaba su polla a la altura de mi boca… mmm!!!. El desconocido mirón coloco su glande en mi orificio anal, apenas le basto empujar para que entrara… ooohhh!!!, comenzando a penetrarme fuertemente desde atrás… aaahhh!!!.

Mientras yo comencé por acariciar la polla al primero, dura como un tímpano aun… mmm!!!, caliente y húmeda… uuummm!!!. Mientras era embestido por el segundo, comencé a acariciarle los testículos al primero, deslizando mi mano hasta su tronco y cogérselo con suavidad… mmm!!!. Acerque su glande a mi boca y comencé a lamérselo con suavidad, recogiendo el liquido preseminal que salía… mmm!!!, comenzó a gemir mientras me acariciaba la nuca, soltándome…

  • “Cométela ya puta, no me hagas mas rogar”, dijo.

Poco a poco comencé a introducirme su glande en mi boca, sobre todo me gustaba restregármelo por mis labios, pero dado como estaba fui metiéndomela en la boca poco a poco… muy despacio. Teniendo cuidado en todo momento de no rozarle con mis dientes, me introduje la mitad y se la saque no solo por la falta de aire, sino por las arcadas que comencé a tener, volviéndomela a introducir hasta que toco mis amígdalas, mientras este presionaba mi nuca a modo de que no me retirara… uuummm!!!. Acabo por soltarme…

  • “No deseo correrme en tu boca, sino en tu coño”, suelta.

Mientras trago y me someto a una mamada profunda, tanto que su glande se encuentra dentro de mi garganta, deseando dentro de mí que hubiera descargado… mmm!!!. Noto con bastantes molestias como el desconocido, va acelerando sus embestidas hasta que de una manera más que sonora logro correrse, sacándola torpemente de mí y soltando los chorros de leche al aire, cayendo estos sobre mis nalgas, espalda e incluso alcanzando al primero.

Tras levantarse camina rápidamente hasta arrodillarse nuevamente delante de mí, toma su polla aun impregnada de leche y me la hace tragar… mmm!!!. Al tiempo que el primer amigo con derecho se coloca detrás de mí, toma su polla y coloca nuevamente su glande en la entrada de mi orificio anal al tiempo que posa su otra mano en mi hombro. Tras sentir su mano en mi hombro… mmm!!!, me temo lo peor… dado su tamaño y grosor, no pudiendo apretar mis dientes al tener la otra polla dentro de mi boca… ooohhh!!!.

Este me da un golpe de pelvis contra mis nalgas como si estuviera jugando a los “chapolines”, sintiendo con gran dolor nuevamente su polla entrar y en esta ocasión hasta el fondo… aaahhh!!!. Dejando escapar un grito poco común en mí de dolor y placer, comenzando a penetrarme violentamente a modo de desear correrse, mientras me soltaba…

  • “Te voy a dejar embarazada cabrona, voy a correrme dentro de ti… puta”, suelta.

  • “Dios que buen culo tienes, tragón como me gusta a mí”, suelta nuevamente.

  • “Cuando te vayas a sentar en el coche no vas a poder del dolor que te vamos a dejar, vas a cagar desde hoy tan rápido de lo abierto que te lo vamos a dejar”, suelta.

Bombea una vez tras otra… mientras yo continuo chupándosela al segundo, comienzo a chupársela con rapidez, sacándola para volvérmela a introducir nuevamente, mientras gime y me insulta. Mientras suelta obscenidades y vuelve a gemir, volviéndomela a tragar una vez tras otra alternando mi lengua por su tronco, notando como su tronco se hinchaba y empezaba a temblar, llenando mi garganta de leche mediante varios chorros, quedándose extasiado tras su segundo y seguido orgasmo.

Mientras trago muy a pesar mío, siento como mi penetrador se va a venir, no porque sus maneras lo haya delatado, sino porque el mismo me lo ha hecho saber. Dejándole correrse donde venga en gana, cosa que este tras tomarme por las caderas y penetrarme con violencia, sintiendo su glande golpear mi próstata una vez tras otra, para acabar por descargarse y dejarse caer sobre mi empapada espalda de sudor.

Pero para sudorosa su pecho velludo, teniéndome que quedar de esa forma y no poder dejarme caer a modo de descansar, extasiado y deshecho los tres. Fatigados del esfuerzo y sin ganas de levantarnos, aunque sea para vestirnos, ambos me agradecían el momento de placer obtenidos, ambos deseaban volverlo a repetir ya sea a solas o juntos, dejando caer la posibilidad de otro lugar, dejando caer la posibilidad de una cama o sofá, lugar donde la comodidad y el frio no les haga mella. Mella que sorprendido me cogía pues si ambos habían aguantado hasta dos asaltos, cuantos podían haber aguantado… mmm!!!.

Bueno os dejo hasta una nueva experiencia… vale, ya me contáis que os aparecido y mis confidentes deciros que me hagáis saber si me he olvidado de algo, os dejo y hasta pronto. Una vez más me han recordado mis comentarios a modo de poderme coger en una cama, nuevamente he podido escuchar eso de…

  • “Joder… no tienes sitio, como me gustaría estar en una cama y hacerlo bien”.

Como suelo decir… me da igual donde disfrutemos, mientras que mientras gocemos ambos, pues para el momento que lo hacemos el lugar es lo de menos, ya que busco encuentros esporádicos a conveniencia. Debo rectificar en eso que tanto comulgo, sobre que… “No hay maduro que deseen ser mamados y follarse un buen culo”, ya que no solo hay maduros sino también jóvenes aunque estos no sean de mis preferencias.

Espero que os haya gustado tanto como me gusto a mí… obviamente habréis notado que soy pasivo e incluso algo sumiso, siendo mis preferencia hombre maduros. Os dejo y espero que no seáis muy crueles conmigo, aunque sea algo sumiso y me deje hacer, como una buena putita que dicen que soy, mi email es Jhosua 1974 @ gmail . com, hasta pronto.

Dejar un comentario