Hola esta es la segunda parte de mi relato. Bueno continuando.

 

Mi tío llego y yo lo recibí como de costumbre.

 

La noche paso en un abrir y cerrar de ojos, a la mañana siguiente me levante y fui a desayunar con mi tío, luego de un poco de charla mi tío prosedio a retirarse a trabajar y yo me fui a mi colegio la mañana paso como si nada la tarde igual ya de camino a mi casa, invente una escusa en el colegio para que me dejen salir más temprano.

 

Bueno ya al llegar una hora y media antes a mi casa me sentí muy nervioso fui corriendo al cuarto de mi difunta tía. Al entrar en el cuarto fui al closet escogí una tanga de encaje color rosa que combinaria con un vestido largo de color rosa.

 

Me quite mi ropa y prosedi a colocarme la tanga como era de buen culo la tanga cayó divina seguí con el vestido pero al estar con el puesto vi como se hacía bolsa en la región del pecho.

Como yo no tuve mucho contacto con mi madre no sabia casi nada del cuerpo de las mujeres.

Guarde todo en su respectivo lugar y la siguiente semana me dedique a investigar más de los cuerpos de las mujeres

Ya después de una semana mi tío me informó que se iría de viaje por tres días y que no me podría llevar por que en mi colegio esteban en exámenes que eran muy importantes, me dijo que contrataria a una niñera para que me cuide por tres días y me de de comer, yo con una muñeca rechace lo de la niñera pero mi tío se puso firme con eso no tuve nada que hacer pero llegue al acuerdo de que en la noche me dejara solo que podría venir en la mañana siguiente, mi tío aceptó.

Yo en mi mente tenía planeado pasar las noches con los vestidos de mi tía.

Al día siguiente mi tío hizo sus maletas y se fue en su auto de lujo.

Una hora después yo me fui al colegio al volver de la escuela por La tarde la nana ya estaba en la casa sirviendo el té. Yo lo teme en la mesa y a modo de conocer a la nueva nana entable una conversación.

Ya en la noche la nana se fue asegurado que llegaría mañana temprano. Yo la despedida y se fue.

Fui cauto y espere una hora desde que se fue para asegurarme de que no volviera, pasado el tiempo me di una ducha, previo a todo esto hace unos días compre una peluca rubia que me llegaba hasta media espalda prosiguiendo, ya bien bañado con una de mis batas fui al cuarto.

Ya en el cuarto me sentí como una flor a punto de florecer, mencione que en la semana pasada me dedique a aprender todo lo que pude de las mujeres ahora era hora de aplicar conocimientos, me puse una tanga rosa con rayas negras y escogí un sostén del mismo diseño y color de la tanga pero esta ves rellene el sosten medias que envolvi en un redondo con forma de tetas de mujer. Ya así me mire al espejo pero faltaba algo mi peluca la había olvidado en mi cuarto con mucha cautela fui a mi cuarto, la sensación de caminar con ropa interior de mujer fue sensacional, sentir el aire en mis piernas fue lo mejor. Entre a mi cuarto y tomé la peluca luego regrese al cuarto de mi tía, frente a su gran espejo me acomode la peluca en ese momento decidí que me haría crecer mi cabello, ya así con la peluca y con mi ropa interior me vi al espejo y era una figura de una auténtica mujer hermosa y joven.

Al estar paseando con la ropa interior por el cuarto encontre un álbum de mi tío y tía, en el encontré una foto donde mi tía Lucía el mismo conjunto que luego ahora estaba con una cabellera negra igual a mi peluca, pero note algo increíble el parecido de mi tía con migo era impresionante tanto que me asuste y cerré el álbum y decidí colocarme un vestido y zapatos ya que me empezó a hacerme frio.

Tome un vestido negro con la falda rosa que me llegaba a medio muslo y el resto era seudónimo al cuerpo. Fue la sensación más hermosa estar en ese vestido, como no tenía experiencia al usar zapatos de taco decidí ponerme unos de poco taco, pero vi un gran problema los zapatos de mi tía eran más grandes por lo menos tres tallas más. Pero no pare ya que mi tía poseía una gran cantidad de ropa era casi imposible que no hubiera unos zapatos que me hagan a mi talla busque unos zapatos pequeños, tuve buena suerte ya que encontré unos pequeños de color negro los cálce de inmediato y eran casi perfectas solo eran un poco grandes pero no representaba un gran problema. Ya así me pare frente al espejo tenía una silueta auténtica de una mujer solo por mi rostro que le faltaba un poco más de feminidad.

Después de un rato jugando con mi cuerpo y la ropa sonó la campana de media noche y me asuste ya que mañana debía estar temprano en el colegio, no lo pude creer empecé a la siete pasaron cinco horas como si nada ñ, me desvesti cuidando siempre la ropa, la puse en su lugar y me fui a mi cuarto a dormir.

Continuara...

No se olviden de comentar el relato e insentivarme a seguir contando esta historia 

Dejar un comentario